USM y equipo Casa FENIX cumplen con la tarea en Construye Solar 2017

La iniciativa organizada por La Ruta Solar y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo contó con la asesoría técnica del team Casa FENIX del Departamento de Arquitectura de la Universidad Técnica Federico Santa María (USM); y con el apoyo del Pilar 3: “Articular Redes Académicas y de emprendimiento a nivel mundial”, del Proyecto Ingeniería 2030.

Nunca estuvo tan cerca la posibilidad de conocer prototipos a escala de viviendas sociales sustentables en Chile. Esta afirmación quedó manifiesta durante los diez días en que se realizó la segunda versión de Construye Solar 2017: “La primera muestra de viviendas sustentables del mundo”. En medio de la elipse del Parque O’Higgins, vertiginoso punto de la urbe santiguina; adultos, jóvenes y niños fueron testigos de los  prototipos de vivienda concursantes creados por integrantes de diversas universidades. Así se expresaba una nueva cara del país en materia de construcción: más consciente de la eficiencia energética, del confort y la sostenibilidad.

El propósito de la Villa Solar se centró en innovar en experiencias que promovieran la cultura solar, es decir una cultura de uso eficiente de los recursos y del cuidado del Medio Ambiente en toda la sociedad, mediante el planteamiento de desafíos tecnológicos como construye Solar y carrera Solar Atacama, lo que llamó a las mentes jóvenes de Chile y el mundo a fortalecer su trabajo en áreas de sustentabilidad. En este contexto el Director de La Ruta Solar, Leandro Valencia, señaló: “Para mí Construye Solar es una celebración que conmemora que un mundo mejor es posible. Construye Solar lo que hace es entregar invitaciones al Estado, para que se alinee con un futuro más sustentable; le dice a la empresa privada, ‘toma tus bienes y servicios y ponlos en servicio de la sociedad’; le dice a la comunidad ‘no se rindan, pues cada esfuerzo, por pequeño que sea suma para el futuro sustentable’; y le propone a la academia desafíos para que pongan sus conocimientos a disposición de la sociedad”.

Para destacar la utilización de los recursos naturales y la promoción del desarrollo sustentable, el evento contó con la participación del Ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, quien agregó: “Es momento de tratar temas relacionados al cambio climático y para ello es muy importante tener casas que estén preparadas. Tenemos desafíos energéticos importantes y hoy hemos visto que se pueden generar techos que aprovechan la energía solar para ser parte de una solución. Hay escasez hídrica y acá tenemos soluciones de aguas grises fundamentales, también cubiertas verdes que nos permiten bajar la taza de impermeabilización que tiene una vivienda de manera que no hayan inundaciones”.

La introducción de la sustentabilidad en la vivienda, el barrio y el desarrollo urbano es uno de los principales objetivos del Ministerio de Vivienda y Urbanismo. En dichos términos, la Ministra de la cartera, Paulina Savall,  explicó que el foco de esta versión del concurso Contruye Solar está en la vivienda social, de manera de asegurar que todos los habitantes del país puedan acceder a un emplazamiento bien diseñado, equipado  y sustentable.

“Somos parte de una agenda de país, de Gobierno, mundial, que ve en la sustentabilidad un eje fundamental de nuestro progreso. Nadie piensa hoy que es posible que crezcamos si no conservamos, si no preservamos nuestros recursos naturales, pero tampoco nadie piensa que es posible crecer si las condiciones de habitabilidad no son de mayor confort y de mayor calidad. Conciliar ambas cuestiones es precisamente el desafío de hoy”, señaló Savall.

Comité evaluador USM

Seis viviendas sociales participantes fueron las encargadas de mostrar todas sus capacidades en materia de uso eficiente de recursos, entre ellas: Casa Cebolla de la Universidad de Chile; Casa Lafkenche de la Universidad Mayor, sede Temuco; Casa S3 de la Universidad del Desarrollo, Concepción; Cáscara Habitable de la Universidad Católica del Norte; Módulo Tendal de la Universidad Central y Willkallpa de la Universidad Arturo Prat. 

De este modo a partir del sábado 29 de abril se iniciaba el desafío de encontrar la casa más eficiente y con las mejores estrategias aplicadas para el ahorro y conservación energética. Asimismo tres universidades participaban a modo de exhibición, entre ellas el módulo FÉNIX Hub Tecnológico (HT) itinerante, realizado por integrantes del Departamento de Arquitectura de la USM, equipo que también asumiría una importante misión: la evaluación energética oficial de la competencia.

“Nuestro rol en la competencia es evaluar el desempeño energético y el confort de la vivienda. En el primer ámbito se evalúan tanto la producción como el consumo eléctrico. En el segundo ámbito nos fijamos en aspectos como el clima interior de la vivienda, en cuanto a temperatura, humedad relativa y calidad del aire interiores; además del consumo y conservación del agua”, señaló Nina Hormazábal, académica del Departamento de Arquitectura USM y Directora de la Iniciativa FENIX. Además aclaró que una vivienda social sustentable o sostenible es aquella que está diseñada y construida, aplicando estrategias de diseño pasivo que permiten mejorar la calidad de vida de sus habitantes, mediante el uso eficiente de los recursos, la energía y los materiales.

Para efectos de la evaluación, cada una de las casas contó con nueve instrumentos para la medición y evaluación de once variables. Estos sistemas de monitoreo fueron proporcionados por el Laboratorio de Arquitectura Bioclimática de la USM y la empresa Unisource, recogiendo muestras de las variables mencionadas por cada minuto. A partir de ello se estimó un puntaje para poder determinar el balance energético y el bienestar de los usuarios dentro de la vivienda, etc. “Para nosotros como equipo de la USM es un rol bastante importante, dado que la puntuación que se genera a partir de estos datos, contribuye a determinar el ganador de la competencia. Hemos usado termómetros de temperatura interior, de aire, humedad relativa, un sensor de CO2 que mide los niveles de contaminación intramuro, sensores para ver el flujo del agua, medidores de electricidad para ver cuánto consume la casa y cuánto están produciendo los paneles fotovoltaicos”, explicó Hormazábal.

“Además de la instalación de los sensores hemos recopilado datos a los que asignamos puntaje de acuerdo a las bases de la competencia. Determinamos dos tipos de puntaje, el primero se relaciona con el desempeño climático de la casa, temperatura, humedad, calidad de aire que se mide considerando los estándares establecidos. El segundo tiene relación con el funcionamiento de la casa, en que cada modelo tiene que realizar ciertas tareas como por ejemplo: lavar la ropa, hacer funcionar la ducha o cocinar,  y de acuerdo a eso evaluamos”, explicó Alejandra Carrasco Serrano, arquitecto de la Iniciativa FENIX.

Por otra parte los equipos seleccionados se enfrentaron a 10 pruebas relacionadas con arquitectura, ingeniería y construcción, uso del agua, eficiencia energética, bienestar y comodidad, funcionamiento de la casa, comunicación y conciencia social, diseño urbano y asequibilidad, innovación y finalmente materiales y residuos. A partir de estos criterios es que el primer lugar lo obtuvo la casa S3, de la Universidad del Desarrollo; el segundo lugar a la Casa Cebolla, de la Universidad de Chile y el tercer lugar, el Módulo Tendal de la Universidad Central.  (Resultados).

“Con esto se demuestra que es posible hacer casas sustentables a un costo razonable. Se motiva a la sociedad a hacer cosas distintas y soluciones creativas. Sin embargo aún falta mucho, es muy importante que las empresas privadas hagan un cambio de mentalidad y noten que no aumentan los costos al hacer industria sustentable, simplemente hay abrir la mente, tener innovación y pensar que estamos en el Siglo XXI”, acotó presidente del Colegio de Ingenieros, Cristian Hermansen.

Finalmente Nina Hormázabal señaló que aún existen desafíos en materia de implementación de viviendas sostenibles en Chile. “Es un campo fértil, pero aún queda mucho por hacer. Chile es un país reconocido por su radiación solar, el sol es gratis y se usa poco en este sentido. Necesitamos políticas de Gobierno que consideren normativas más exigentes y acordes al desarrollo del país, y que la industria de la construcción sintonice con ellas y responda creativamente. Este proceso lo vivió Alemania hace casi 5 décadas atrás, donde gracias a los cambios normativos se produjeron cambios en la sociedad en general. Hoy no es extraño que la gente de allá se pregunte ¿De cuántos kiloWatt hora/mt2 – año (kWh/m2 año) es mi vivienda?”.

Descubre más sobre casa FENIX en: http://casafenix.org/

Infórmate sobre Construye Solar en: http://www.construyesolar.com/

Casa S3 ganadora de Construye Solar 2017

Casa S3, ganadora del Construye Solar 2017.

Entrevista a Nina Hormazábal, Directora del Comité evaluador FENIX USM.

Módulo FENIX Hub Tecnológico (HT) itinerante para recolectar y procesar datos de desempeño energético obtenidos de las mediciones a las viviendas. Finalizada la competencia, el módulo se trasladará al Laboratorio de Energías Renovables (LER) del Departamento de Ingeniería Mecánica USM.